Opinión| Emoción, sufrimiento y la cruz de la moneda

1
613
Foto vía Real Betis Balompie

Con un duro final, pero toda una montaña rusa de emociones, así podríamos definir el encuentro que vivimos en el estadio Benito Villamarín ante el F.C Barcelona.
Mucho se habló antes, durante y después de las bajas del Real Betis Balompié y algunos decían que las del Barcelona también eran muy reseñables, puede ser, pero cuando sacas desde el banquillo a Joao Félix, creo que eso demuestra la gran diferencia entre plantillas y sobre todo de presupuesto entre clubes.

Once fueron las bajas para el encuentro de nuestra plantilla entre futbolistas lesionados y los que están disputando la tan molesta como inoportuna copa de África. Hablamos de jugadores importantes en la plantilla como pueden ser Ayoze Pérez, Aitor Ruibal o los jóvenes Ez Abde y Chadi Riad. La suma total de bajas hace que la merma del equipo sea palpable y visible pero a pesar de todo ello tenemos un equipo que compite en nuestro estadio y que se termina vaciando en busca del objetivo, la victoria.

La primera mitad fue un total y absoluto despropósito, un centro del campo totalmente sobrepasado, ataques tímidos sin finalizar jugadas, esa manera de correr detrás del balón como si de un “rondito” se tratase, pérdidas constantes de balón y una actitud que dejó bastante que desear en los primeros 45 minutos en los que el equipo no dio una. Clarísima ocasión tuvimos para adelantarnos en el inicio del partido que no aprovechamos pero paren de contar.
0-1 en una jugada tonta, con un rebote y un error en defensa que nos cuesta el tanto en contra en el min 21.

En la segunda mitad, el ingeniero propuso cambios ya que no se le veía contento con lo que estaba viendo y decidió introducir en el terreno de juego a Nabil Fekir junto a Borja Iglesias quienes mejoraron notablemente la imagen del equipo, cosa que no era muy complicada. A pesar de ello llega el 0-2 del Barcelona a los 3 minutos del pitido inicial… Nuevo jarro de agua fría para la hinchada verdiblanca.

Tras el 0-2 la presión fue intensa y constante al igual que el marcaje al contrario cuando el portero culé iba a sacar de puerta impidiendo jugar el balón en corto y obligando a sacar en largo. La presión tras pérdida para robar el balón fue clave en la segunda parte a pesar del resultado.

Me gustó mucho Héctor Bellerín, muy bien el jefe de la zaga don Germán Pezzella, ¿que voy a decir de don Francisco Román Alarcón Suárez? Me rindo a sus pies y me ofrezco a sacarlo en parihuela cuando sea necesario ¡Qué futbolista! Mejoró mucho en la segunda mitad Cardoso, quien debutó y salió recibiendo el cariño de su nueva familia. Luiz Henrique es cierto que lo intentó alguna que otra vez, teniendo un buen disparo que se marchó cerca del poste blaugrana y recuerdo otro remate de cabeza poco afortunado por el brasileño. Las críticas una vez más y según mi criterio bastante desmesuradas, se centran en Abner Vinicius que no estuvo afortunado en el partido de ayer pero me sigue pareciendo injusto que se enfoquen las críticas única y exclusivamente en el chaval y no en otros jugadores que no rindieron a buen nivel. En este caso no se puede criticar el pack Abner-Borja Iglesias porque el gallego ayer si rindió a buen nivel, corrió hasta el infinito y más allá, estuvo bastante acertado.

La insistencia y la constancia del Real Betis Balompié en buscar área rival tuvo sus frutos y de un 0-2 en 3 minutos el equipo consigue empatar el encuentro con 2 obras de arte que tienen por autor al mago de Arroyo de la miel, Don Francisco hace rugir el estadio Benito Villamarín primero con un zambombazo según caía el balón en el minuto 55 que ni los dioses Egipcios junto con los dioses griegos podrían haber parado. Había esperanza, podíamos resurgir… y en el 58 llegó el empate con una picadita por alto a Iñaki Peña que provocaba el éxtasis en las gradas y que daba aún más esperanza en una remontada. Lo intentó el equipo y tuvo alguna ocasión para ello que lamentablemente no se materializó y esto en el fútbol se termina pagando, el Barcelona en una contra mató el partido en el 89 y ya en los 8 minutos que dio de alargue Gil Manzano… el equipo visitante marca el definitivo y engañoso 2-4 .

Conclusiones positivas, este equipo siempre se levanta y más en casa aunque hay que refrendarlo también de visitante.

Hay que exigir reforzar al equipo al menos en 2 posiciones y además con jugadores de garantía y rendimiento inmediato como pide nuestro entrenador, además hay que hacerlo ya sino que vamos tarde, como casi siempre.

SEÑORES DIRECTIVOS, DIRECCIÓN DEPORTIVA ¡REFUERCEN AL EQUIPO!

Dicho esto, ayer cumplí años en el Benito Villamarín y ojalá cumplir otras 80 temporadas más aquí, disfrutar y sufrir, sentir como siento en cada partido, que se me siga erizando la piel al subir las escaleras, continuar con el legado y la herencia de quien más te quiso y quien aún te quiere. Morir aquí si es necesario pero CONTIGO ¡VIVA EL REAL BETIS BALOMPIÉ SIEMPRE! 💚🤍

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí