Las obras del Villamarín se posponen a enero de 2025

0
885

El pasado mes de agosto, el Real Betis Balompié junto al arquitecto Rafael de La-Hoz, presentaron el proyecto del nuevo Estadio Benito Villamarín, una remodelación integral y un salto en todos los sentidos para la casa de todos los béticos. El ‘precio a pagar’ era que las obras, en principio, iban a arrancar al término de la presente temporada 2023/24teniéndose que mudar los abonados del Real Betis al Estadio La Cartuja durante dos temporadas para que las obras se llevasen a cabo en su totalidad y que los béticos volvieran al remozado Villamarín al inicio de la campaña 2026/27.

Sin embargo, como se ha podido conocer en los últimos días y así ha confirmado en Radio Betis el director general corporativo del Real Betis, Federico Martínez Feria, debido a los arreglos a los que también se va a someter el Estadio de la Cartuja para retirar las pistas de atletismo y así potenciar su imagen como sede del Mundial 2030, el inicio de las obras del feudo verdiblanco se retrasará seis meses, hasta enero de 2025. En este aspecto, el Betis y sus abonados acudirán a una Cartuja ya remodelada, por lo que ese periplo se hará más ameno para los aficionados y se perderá en menor medida la condición de localía, puesto que la afición se encontrará más cercana al terreno de juego ya sin las pistas de atletismo.

Así hablaba Federico Martínez Feria acerca de este imprevisto surgido en las obras del Benito Villamarín, pero que también tiene sus ventajas: “En la práctica, supone una replanificación. Estaba previsto que lo hiciéramos al inicio de la temporada 2024/25 y lo haremos a la mitad, en enero de 2025. También volveremos al Villamarín ya remodelado seis meses después, de hacerlo en el verano de 2026 lo haremos ahora en enero de 2027”. “Todo eso afecta al cronograma, pero lo vemos en positivo. Vamos a llegar a un estadio mejor, con mayor capacidad y sin pista de atletismo, y vamos a poder planificar mejor los trabajos de proyecto, los burocráticos con el Ayuntamiento de Sevilla y el traslado de nuestros abonados del Villamarín a la Cartuja”. “No será con el verano de por medio, que suele ser traumático, y tendremos seis meses para poder enseñar y seleccionar nuevos emplazamientos. Tendremos menos presión en el plazo, pero estamos con la misma dedicación e ilusión”.

Los aficionados verdiblancos no ven el momento de ver su estadio terminado, y apreciar la belleza y los detalles de sus instalaciones, pero también son escépticos ante el hecho que suponer tener que ir a animar a su Betis a La Cartuja de manera habitual durante dos años. De momento, tanto lo primero como lo segundo se posponen durante seis meses más de lo esperado. Veremos cómo se suceden los acontecimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí