Opinión| Cagaprisas

8
2654

Permitan que me disculpe antes de nada por el uso de esta palabra malsonante en el título – y en el texto – de esta columna de opinión, pero es que hay cosas que me enfadan mucho y la única manera gráfica de poner el grito en el cielo, es usando estas expresiones.

Dice la RAE que un cagaprisas es una persona impaciente, que siempre tiene prisa, y yo quiero hablar de cómo el Betis y el beticismo está rodeado de personas que tienen esta despreciable cualidad como una de sus características más notorias.

Esto viene al caso a la noticia publicada en Al final de la Palmera por Jesús Sevillano en relación a la presunta implicación de Luiz Henrique, joven extremo brasileño del Real Betis Balompié, en un turbio asunto de amaño de apuestas. La noticia es que la Confederación Brasileña de Fútbol y la Comisión Parlamentaria encargada, no ven indicios de delito.

Los cagaprisas no quisieron esperar a ver qué pasaba con la investigación, se lanzaron en tromba a explicar lo malísima que era esta acusación para el club, los muchos problemas que podría acarrearle esta situación. Incluso algunos insinuaron que la lesión del futbolista, que había empezado la liga a muy buen nivel, era en realidad un gesto de la entidad para quitar de los focos al brasileño. Las teorías de la conspiración nunca sobran cuando tienen que hablar del equipo verdiblanco.

El moribundo Estadio Deportivo y el anaranjado portal con – según se dice en las redes – Patrimonio Neto negativo, no dudaron en llevarse días publicando noticias al respecto, todas ellas de corte pesimista y llamando a la zozobra del beticismo, que parece que, si por estos juntaletras fuera, debería vivir siempre en constante estado de infelicidad y preocupación.

Pero estos dos mediocres medios de desinformación no fueron los únicos, El Desmarque del invitado VIP al palco del Pizjuán (siempre según información publicada en redes sociales), Fede Quintero, también optó por esta deriva informativa… y no digamos los opinadores, con título periodístico o sin él, que vagan y “croquetean” por las diferentes tertulias radiofónicas o podcasteras. En todas se llevaban las manos a la cabeza y se hablaba del problemón que se le venía encima al Betis. Vamos, una forma de actuar coherente con sus líneas editoriales antibéticas, como recordaremos por sus opiniones siempre contrarias a lo que el club hacía: La construcción del Gol Sur, el pacto con Lopera, el fichaje de Pellegrini, el de Nabil Fekir, las quejas contra Medina Cantalejo, la pantomima sevillista de Jordán o el informe pericial para evitar el cierre del Villamarín, al que no dudaron en llamar “mortadélico” por el simple hecho de que demostraba que la actuación de su Sevilla había sido antideportiva, anticompetitiva y a todas luces deplorable y cobarde.

Sí. Ponerse en contra de Luiz Henrique era lo normal en nuestra sesgada prensa deportiva. Esos son los bueyes con los que tenemos que arar. La presunción de inocencia está muy bien, cuando se trata de algo que les incumbe a ellos, para lo que incumbe al Betis, se atiza de entrada, se atiza en medio del meollo, y si se puede, se atizará al final aunque sea cambiando de tema.

Y si todo esto está horrible por tratarse de una profesión cuyo código deontológico desaconseja estas prácticas torticeras, lo realizado en su momento por el presidente de La Liga, el señor Tebas, roza el escándalo.

Hay que recordar que el individuo este ha ido dirigiendo la Liga hacia un modelo bipartito que solo el Atleti es capaz de romper muy de tarde en tarde, a costa de tener los tres primeros puestos de la clasificación otorgados casi de por vida, con la caída de competitividad general que conlleva. Con su gestión, ha ido depauperando la competición, obligando a los equipos a malvender sus mejores recursos y tener que suplirlos con inversiones bajas o con canteranos faltos de preparación.

Tebas dijo, ni corto ni perezoso, que el jugador del Betis del que no podía recordar el nombre (¡encima!), estaba marcado por esas acusaciones. Y que el Betis tenía un problema porque no podría venderlo. Son más llamativas estas palabras si tenemos en cuenta que vienen de un abogado, que algo debería saber sobre la presunción de inocencia. Tenemos un tipo que es capaz de denunciar en Europa a clubes de otras ligas por ser “clubes estados” ya que eso perjudica a su dos grandes protegidos, Madrid y Barcelona, pero incapaz de recordar el nombre de un jugador de la competición que él dirige y al que debería defender, o al menos, defender su derecho a ser juzgado antes que sentenciado.

Para colmo, sus palabras a posteriori en las que se sale por la tangente y no pide perdón ni al jugador, ni al club, ni al presidente Haro, que tuvo que salir en su momento a decirle públicamente que se estaba colando, son una auténtica huida hacia delante de quien, aceptémoslo, tiene poco principios.

Y así estamos, dirigidos e informados por cagaprisas profesionales. La mediocridad como medio de ganarse la vida. Ellos tan felices en su inmundicia, y los béticos, a joderse como buenos sufridores.

Por si fuera poco, esta semana nos enteramos que en el otro equipo de la ciudad un jugador fue pillado en un control antidoping y estaba pendiente de una sanción que ya se ha publicado, de manera sorpresiva. Al Papu Gómez le han castigado con dos años de suspensión y toda la prensa deportiva sevillana ha callado casi un año desde que se hizo la prueba y dio positivo. Casi un año. Como suele decirse, es para mear y no echar gota. Para colmo, hay que escuchar al impúdico que compra clavos para el ataúd del Real Betis, decir que así es como se debe dar una noticia, cuando se tienen los hechos contrastados. O sea, haciendo justamente lo contrario de lo que han estado haciendo durante semanas en el caso de Luiz Henrique. 

Y luego se ofenden si les dices que no solo son malos periodistas, sino que son interesados y trabajan al “croquetaje blazquero”.

Puta vida. 

Foto vía: Real Betis Balompié @RealBetis

8 COMENTARIOS

  1. Me ha encantado el artículo.
    Todo se ajusta a la verdad. Siento vergüenza ajena por los comentarios que hemos tenido que soportar de de esos ” Junta letras ” pero más vergonzoso que todo un presidente hable de esa forma. Pena siento e lndignacion.

    • Son sentimientos muy lógicos, la verdad. Yo escribí este artículo bastante enfadado porque me resultó muy mosqueante todo lo que había pasado con Luiz Henrique…

      Gracias por su tiempo y sus palabras!

    • Una vez, un segundo entrenador del Real Betis Balompié llegó a decirme que la prensa de Sevilla era un verdadero problema para el club. Así que fíjate! Gracias por leer, Ramón!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí