Opinión| Alea jacta est

0
831

La suerte está echada.

Bueno, en realidad no es tan así. Pero sí que es verdad que se han acabado los fuegos de artificio y empezamos las primeras escaramuzas con fuego real. A partir de este fin de semana, cada partido tendrá tres puntos en liza, cada derrota será un drama y las victorias serán pequeños pasitos en la dirección correcta, esa que nos permita terminar a mediados de 2024 en puestos europeos y, quién sabe, quizás con un título.

Atrás ha quedado un mes de julio muy divertido en cuanto a movimientos de mercado, algo que ha sorprendido a propios y extraños tras tres años con una política completamente distinta. Ya lo dijo Pellegrini: Después de tres años con las mismas caras, hace falta remover el plantel, en busca de aumentar la competitividad y refrescar la ilusión y el hambre.

Planes llegó con un plan y no lo sabíamos. En el apartado de salidas ha podido colocar por fin a Loren, Dani Martín y Montoya. A esto hay que sumar la retirada de Joaquín, al que ya hemos visto en labores con el cuerpo técnico, y la baja de Víctor Ruíz por fin de contrato. Lainez parece que se quedará definitivamente en México, y Rober y Félix Garreta han salido cedidos. Para terminar con los movimientos de salida, los traspasos de Edgar y, sobre todo de Canales, han sorprendido por lo inesperado. En total son 10 salidas antes del inicio liguero, pero nadie descarta alguna más pues el movimiento de este mercado es superior al de años anteriores, potenciado por la pujanza de ligas árabes con petrodólares calentitos.

En el capítulo de llegadas tenemos la de Collado, una joven promesa azulgrana que tal como entró, salió, precisamente a una de esas ligas exóticas en busca de los minutos que aquí no tendría. Además, se ha podido convencer a Ayoze para que apostara por el Betis al terminar su periodo de cesión, y por fin hemos repatriado al bueno de Bellerín, al que más allá de su juego, siempre se le recordará por ser el jugador que más hizo por vestir de verdiblanco. La vuelta de Bartra fue aún más sorprendente, pero gusta su compromiso y liderazgo, sobre todo tras la salida de Sergio Canales. La vuelta de la exitosa cesión de Raúl, después de hacer un año magnífico en segunda con casi una veintena de goles, parece ilusionar más al aficionado que al míster, que es muy de dar galones por veteranía, por lo que el espigado delantero tendrá que ganarse su sitio. Por último, las llegadas del joven Chadi Riad, otra promesa culé; Marc Roca, que tiene una pinta brutal; y la morbosa incorporación de Isco, cierran el capítulo de fichajes a la hora de escribirse este artículo. Una interesa mezcla de veteranos, jóvenes, gente que conoce la casa y otros con ganas de demostrar que les queda cuerda para rato.

También quedan atrás las estériles polémicas del verano: que si tal o cual jugador está fuera de forma, que si algunos estaban esperando a este otro jugador por motivos ajenos al juego, y lo más importante, una ampliación de capital que puede cambiar el presente del Betis para bien y para mal dependiendo de si sale o no adelante. Y eso, sin olvidar los problemas para inscribir jugadores que tienen la mayoría de los equipos, debido a una situación financiera alarmante en una Liga española que se ve abocada a ir perdiendo talento año tras año.

Aunque, a decir verdad, todas estas cosas pasan un poco a segundo plano cuando rueda el balón y los delfines de Medina Cantalejo, un impresentable que sigue dando muestras de que el cargo le queda muy grande, hacen el pitido inicial. Ahí todos nos centraremos en animar al Real Betis Balompié y desear una victoria que ayude al equipo a superar un tramo inicial de liga tremendamente complicado.

Y mientras tanto, a seguir pendiente del mercado, porque esto está montado de forma que se juegan tres jornadas de liga sin que las plantillas estén cerradas. Un disparate que ya es inevitable, y al que ya estamos acostumbrados.

Foto vía Real Betis Balompié @RealBetis

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí